entrevista_Rodolfo_Santana

Para mí es una enorme fortuna haberle podido realizar la última entrevista a Rodolfo Santana antes de su precipitado fallecimiento; escuché hablar de él, tuve la fortuna de ser su amigo, nos cruzamos en este mundo y la vida nos unió en un proyecto televisivo, una telenovela para el canal 8 VTV, llamada Amores de Barrio Adentro dirigida por Román Chalbaud. Rodolfo Santana, notable narrador y dramaturgo, intelectual y creador venezolano, hoy reconocido guionista y figura representativa de nuestras letras con más de 150 obras. Nos ofrece una mirada del teatro secreto de su vida.1

Carlos Rojas2.

¿Quién es Rodolfo Santana?

-Nací en Guarenas el 25 de octubre de 1944. Desde los quince años me dedico a la escritura. Cuentos, novelas, poesía. Pero mi fuerte es la dramaturgia y la investigación de los procesos creativos.

¿Cómo fue tu niñez?

-Feliz. Provengo de una familia inmensa: seis hermanos y una cantidad de primos desorbitada. Mi abuelo Antonio Ramón Salas se casó tres veces, enviudó dos y tuvo cerca de veinte hijos. La familia, para mí, siempre es un tumulto.

¿Qué recuerdos tienes?

-El paisaje de Guarenas en los años cincuenta. El pequeño pueblo engarzado en una colina rodeada de tablones de caña de azúcar, vegas, acequias, el río. Mi abuelo tocando violín en el corral, rodeado de gallinas y gansos.

¿Qué es el teatro?

-Una realidad probable. La posibilidad de representar lo cotidiano bajo otras perspectivas, en un marco donde el tiempo funciona con musicalidad y los personajes siempre poseen algo extraordinario que los hace enfrentar lo terrible.

¿Qué buscabas cuando comenzaste a hacer tus obras?

-Política. Acción social. La venezolanidad que se expresa en el humor y la paciencia ante la adversidad.

¿Qué función cumple el teatro en el desarrollo social?

-El teatro se nutre de la experiencia humana. La historia del hombre es el surco de donde brotan las obras. Contribuye al desarrollo social en la medida que presenta -sin temor a los riesgos- nuevas estaturas al proceso de crecimiento de los pueblos.

¿Qué significa la teatralidad de la escritura?

-La teatralidad: engloba las distintas formas en que la realidad es macerada para exponerla en una fábula en términos no solamente creíbles, sino hermosos. La gradación del lenguaje, elementos de rítmica interna, síntesis de las acciones, forman parte de la teatralidad.

¿Qué autores han influido en tu obra?

-Muchos, no solamente recibo influencias, sino que las robo. Lo importante en torno a las influencias es usarlas bien. Derivar productos y que el cadáver de la influencia quede bien enterrado.

¿Te sientes formando parte de un grupo de literatura con criterios o estéticas comunes?

-Formo parte del Grupo de Estudios de la Dramaturgia Iberoamericana: (GEDI). Allí están Guillermo Schmidhuber de México; Marco Antonio de la Parra de Chile; Fermín Cabal de España; Roberto Ramos Perea de Puerto Rico; Eduardo Rovner, Mauricio Kartún de Argentina y César de María de Perú.

¿Cuál es su concepción acerca del teatro para jóvenes?

-Los jóvenes pueden encontrar en el teatro amplios campos para diversificar su lenguaje y lograr capacidad crítica.

¿Fue algo específicamente ajeno al teatro o a la televisión lo que te llevó a la aventura de escribir cine?

-Escribir cine es una actividad dramatúrgica. El lenguaje y formato es distinto, pero igualmente accede a la esencialidad de la representación. He escrito cerca de diez guiones para directores como Clemente de la Cerda, Olegario Barrera, Silvia Manrique, César Bolívar y Román Chalbaud.

¿Recuerdas la primera película que te hizo tomar conciencia de la forma, comprender el cine como algo diferente al simple disfrute de una historia?

-Tengo la fortuna de escribir, crear, solo en las formas y propósitos que me interesan y que, siempre, intentan abordar historias que más allá de su calidad y la necesaria diversión que ofrezcan, se vinculen a conflictos sociales, políticos y humanos.

¿Cómo ve la vida Rodolfo Santana dentro de 25 años?

-El hombre estará inmerso en el socialismo. Por convicción y necesidad. Vivimos los últimos años del derroche consumista. El hombre se verá obligado a profundizar en las raíces socialistas, su humanismo, si quiere encontrar respuestas a la sobrevivencia.

¿Qué películas estás viendo en la actualidad?

-Siempre estoy viendo cine, pero cada vez es más difícil encontrar una película aceptable. Veo mucho cine latinoamericano. Hay maravillas en el área documental.

¿Qué lo motivó a escribir El Caracazo?

-Es una fecha primordial en la historia de Venezuela. El 27 de febrero cambió nuestra historia por completo. El bipartidismo imperante y las instituciones que lo acompañaban desataron una guerra a muerte contra nuestro pueblo que, ese día, se transformó en participante y no ha dejado de serlo. La represión ciega ocasionó miles de muertos y desaparecidos. Y lo terrible es el manto de impunidad y ocultamiento que los políticos y las instituciones tejieron luego de la matanza. Esa memoria, que ha sido desestimada, me motivó a la escritura de “El Caracazo”, cuyas líneas de acción desarrollé con Román Chalbaud.

¿Cómo crees que reaccione el público venezolano, especialmente los caraqueños con El Caracazo?

-Lo va a impactar hasta el alma. En la película está dibujada la ceguera, el miedo, la represión sanguinaria que padeció un pueblo que no tenía otra posibilidad más que manifestar su rabia.

¿Cuál es tu máxima realización?

-La última. Al escribirla aprendo mucho, me hago mejor y el disfrute que logro es enorme.

¿Consideras que “La Empresa perdona un momento de locura” es tu mejor obra?

-Creo que un autor se ve en un trance si lo ponen a buscar su mejor obra. Cada pieza de teatro posee sus cualidades. Son mundos específicos, con sus paisajes acentuados. Soy incapaz de indicar cuál es la mejor. Se trata de más de cien obras.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

-Terminar un volumen sobre técnicas y herramientas creativas en la dramaturgia latinoamericana contemporánea.

¿Existe una cultura alternativa en Venezuela?

-Claro que sí. Actualmente, manifestaciones creativas que estaban ocultas debido a la exclusión asoman con fuerza distinta y vigorosa.

¿Estás escribiendo teatro actualmente?

-Preparo un volumen con cinco nuevas obras.

¿Qué piensas del cine que se hace en estos tiempos?

-Pareciera que gran parte del cine solo busca el éxito de taquilla. Y por ello sacrifica nuevas posibilidades de lenguaje, de narrativa, de experiencia humana profunda.

¿Tienes enumerado aquellas cosas por las que vale vivir?

-Para mí, vivir es hacer todo lo posible por contribuir a un mundo mejor.

¿Crees que surja una generación de relevo en el teatro, en la TV y el cine venezolano?

-Esa generación existe. Y trabaja y ha logrado excelentes obras y trayectorias. Hoy, la imaginación estalla y lo fantástico se encuentra en los caminos, de la mano de jóvenes que encuentran su oportunidad.

¿Cómo se hace para lograr un estilo propio?

-Hay que ser disciplinado, arriesgado, para lograr el tono. El buen canto se logra después de balbucear y soltar muchos gallos.

¿Qué es realmente importante para Rodolfo Santana?

-Lo que hacen o intentan hacer las otras personas. Admiro mucho la batalla de cada quien por lograr ser mejor hoy que ayer.

¿Cómo está tu relación con Dios?

-Bien, por lo regular. A veces se me pierde, cuando permite un bombardeo en Bagdad.

¿Qué es lo más emblemático de la Gran Caracas?

-La falta de gestión efectiva en quienes están obligados a cuidarla, a lograr que sea una ciudad amable.

¿Qué nos identifica como venezolanos?

-La generosidad, el humor y la sencillez. Somos capaces de dar lo que no tenemos. Y la paciencia, aunque esta se debe a que conocemos la ferocidad que nos habita en el fondo, bajo la apacibilidad.


  1. Esta entrevista fue realizada como un especial para la Revista Theathon de la Universidad de las Artes (Caracas - Venezuela). La presente publicación cuenta con la autorización del autor.


  2. Carlos Rojas. Crítico de teatro, cineasta, escritor y productor venezolano.

Bookmark and Share
teatrocompletomigueltorrenceTeatro Completo
Colección: Lecturas Imprescindibles / Serie El Ángel de la Ventana de Occidente
(Volume 1)
(Spanish Edition) (Spanish) Paperback – April 20, 2015
by Miguel Torrence (Author)
Carlos Dimeo Álvarez (Editor, Contributor)

Asistir al «Teatro Completo» de Miguel Torrence es ante todo un acto memorial y de justicia con el teatro valenciano y venezolano. No obstante, debemos decirlo, no solamente con estos, antes bien ha sido el cumplimien-to de una falta con toda una generación que forjó el espíritu local de las artes escénicas, por no decir una gran «sudestada» a la que equívoca y despecti-vamente se dio por llamar Teatro de Provincia. La figura en cuestión: Teatro de Provincia, que fue usada más del tiempo debido, fue una «metáfora» de recelo que el teatro caraqueño instaló desde su deseo simbólico más fuerte tratando de erigirse como único tótem teatral. Singularmente este no fue un hecho aislado, respondió (y responde aún) a la atmósfera cultural que se troca en el peligroso mote: «Caracas es Caracas y lo demás…».
© 2014 Dramateatro Revista Digital. All rights reserved | OneCause Theme by webunderdog